Los 10 consejos para iniciarse

Los 10 consejos para iniciarse

Olivier es ingeniero de neopreno en Tribord (trabaja, en concreto, en el diseño de trajes de buceo Tribord), es un apasionado y excelente fotógrafo submarino, y ofrece algunos consejos para iniciarse y mejorar en la fotografía submarina.

1) Estar preparado en el momento oportuno

 
photo sous-marine
 

El material de fotografía submarina suele ser caro, por lo que es preferible dedicarle un poco de tiempo antes de sumergirse, ¡sobre todo cuando es completamente nuevo!
Agua, sal, viento, arena: a las condiciones de buceo no les falta de nada. Se debe prestar una atención especial a las juntas de estanqueidad, que se deben verificar antes de cada salida, especialmente para asegurarse de la estanqueidad de la tapa posterior.
No es necesario engrasarlas antes de cada salida, ya que un exceso de lubricante podría incluso perjudicar la estanqueidad, atrayendo toda las partículas del entorno.
Tanto si la inmersión se realiza desde la orilla o desde una embarcación, la elección de la caja de transporte es esencial.
Es preferible una caja de tamaño pequeño para poder guardarla en la embarcación (a menudo, bajo los estantes dedicados a los equipos de buceo). En la playa, la carcasa estará perfectamente protegida de la dañina intrusión de la arena.
Para despreocuparse durante la inmersión, es preciso tener en cuenta un último punto de gran importancia, que consiste en preparar en casa el material con calma (cámara, campana, flash, etc.). No hay nada más estresante que imaginarse al equipo haciendo "glup-glup" en la primera inmersión.
También se evitan algunos inconvenientes in situ: batería descargada, cable de flash mal conectado, olvido de la tarjeta de memoria, etc.

 

2) Flotabilidad y respeto del medio ambiente

 
photo sous-marine
 
Aparte de una primera aproximación a la fotografía desde la orilla, la práctica de la fotografía submarina exige un mínimo de técnica y comodidad. ¡Fotografiar implica, principalmente, bucear!
Sentirse cómodo bajo el agua es un requisito previo esencial que se traduce en un buen control del chaleco estabilizador y, por lo tanto, de la flotabilidad bajo el agua.
También es preferible mantener informados a los compañeros del grupo cuando se desee realizar fotografías.
La razón se basa en que tenderás a detenerte con mayor frecuencia y estar menos atento del resto. Prudencia.
Además de la capacidad de sentirse cómodo bajo el agua para desenvolverse mejor y aproximarse al objetivo, tu comportamiento en el agua puede afectar directamente al medio ambiente.
La realización de fotografías no significa deteriorar el entorno ni perturbar la flora y fauna local.
Cómo reducir las fotografías que alteran y deterioran el entorno...

 

3) Acercarse a la fauna y la flora

 
photo sous-marine
Dado que el agua forma un filtro natural y atenúa los colores, el contraste y la nitidez, obtendrás mejores resultados si te aproximas al objetivo. A menos de un metro, es decir, 50 cm, se multiplicarán tus oportunidades.
Antes del acercamiento propiamente dicho, es preciso verificar algunos detalles en el material.
Hay que comprobar que todos los objetos conectados (octopus, manómetros, linternas etc.), no se balancean delante de ti.
Además, aunque parezca sorprendente, las burbujas que desprendes pueden asustar a los peces. Por lo tanto, hay que prestar atención a los últimos centímetros del acercamiento...
Por último, ¿te encuentras frente a frente con un gobio? Piensa en la fotografía que deseas realizar antes de disparar.
Es preferible no disparar desde la parte superior o posterior a un pez. ¿Te imaginas haciendo una fotografía del cráneo o el cuello de tu pareja al realizarle un retrato?
Debes estar a la altura del objetivo.

 

4) Saber aprovechar la luz ambiental en aguas poco profundas

 
photo sous-marine

No es necesario descender a profundidad para realizar buenas fotografías.
Por el contrario, las condiciones de luz y visibilidad suelen ser óptimas en aguas poco profundas, idealmente entre la superficie y 10 m de profundidad. Cerca de la superficie, el sol crea espléndidos rayos luminosos, muy fotogénicos.
Los colores también serán excelentes.
Para aprovechar al máximo estas condiciones, se deben recordar algunas normas básicas.
Es preferible que el sol se sitúe a la espalda con fin de evitar un contraluz demasiado brusco. Cuando la luminosidad sea óptima, comprueba si la cámara permite aumentar la velocidad de obturación para evitar que la fotografía salga borrosa.
¡Enseguida te darás cuenta del gran movimiento de la vida marina a tu alrededor!
Los sensores de las cámaras son cada vez más eficientes, por lo que no dudes en emplear la sensibilidad ISO en los valores más altos (hasta 400 o 800 ISO sin problemas).
Por último, si algunas partículas son demasiado visibles en las fotografías, desactiva el flash integrado en la cámara y comprobarás cómo mejora el resultado en tus primeras fotografías.

 

 5) El flash

photo sous-marine
 

A pocos metros de la superficie (a partir de 3 m), los rayos del sol se filtran hasta el punto de que algunos colores, como el rojo, desaparecen rápidamente. El flash, interno de la cámara, o por separado (externo), es indispensable, incluso con un sol radiante y un agua totalmente cristalina.
Sin flash, las imágenes no tendrán brillo ni contraste, y desaparecerán los colores brillantes.
Se recomienda, por supuesto, empezar con el flash integrado en la cámara.
Te recordamos, una vez más, que te "acerques" al objetivo para sacar el máximo partido.
Un buen flash tiene un alcance máximo de 1 m.
El difusor integrado en numerosas carcasas resulta de gran utilidad y permite, además de una buena difusión de la luz, limitar la zona no iluminada creada por el flash y la ventanilla de la carcasa.
La compra de un flash externo (o incluso dos) permite aumentar de forma significativa la calidad de las imágenes y evitar la luz demasiado viva de los flash integrados.
El buen posicionamiento de los flashes es un tema que el fotógrafo principiante pronto tendrá que abordar debido a las "partículas" producidas por el destello del flash. Cuando se posicionan lateralmente y en retirada detrás de la carcasa (pero sobre todo en los ángulos ópticos, como el flash integrado) los flashes desplazados ofrecen una luz muy homogénea sin mostrar las partículas. Conviene tenerlo en cuenta.
No te sorprendas, pero un buen flash cuesta varios centenares de euros. Es el precio que hay que pagar para conseguir unos colores de calidad.

 

6) La macro, ideal para comenzar

photo sous-marine
 

Esta técnica fotográfica es sin duda la más gratificante a corto plazo. Es suficiente con disponer de una cámara compacta en el modo "macro".
La "macro" permite destacar "a lo grande" lo que se ve demasiado pequeño a través del visor.
El placer de ver las fotografías es inmediato, ya que los colores y los detalles obtenidos parecen increíbles.
Por último, la dificultad de este tipo de fotografía no se basa en la propia técnica, sino en la elección del objetivo.
 De hecho, si no se está alerta, es fácil no ver un ramillete de anémonas joya o un blenio minúsculo.
A esta circunstancia se añade la corriente o el oleaje que pueden interferir en el enfoque del objetivo. En cuanto a la composición de la fotografía, no resulta fácil a través del "agujero de ratón" del ocular de una réflex.
Los propietarios de cámaras compactas tienen un mejor equipamiento por dos razones. El modo de visualización con ayuda de la pantalla posterior suele ser más eficiente que en las réflex. Además, el pequeño tamaño de los sensores de las cámaras compactas aumenta considerablemente la profundidad de campo ofreciendo una zona de nitidez más amplia.
No obstante, existe una solución, ya que los propietarios de una réflex pueden comprar también un visor externo ¡tan caro como eficiente!

 

7) La fotografía de gran angular

photo sous-marine

¿Quién no ha soñado realizar fotografías de delfines o fabulosos paisajes submarinos?
Este tipo de fotografía está relacionada con la utilización de ópticas de gran angular, muy apreciadas en la fotografía submarina.
Existen, para los modelos de cámaras compactas más eficientes, carcasas que permiten integrar complementos ópticos que se colocan delante de la ventanilla.
Desde el gran angular al "ojo de pez", estos complementos (denominados también ópticas "húmedas") que se utilizan en cámaras compactas tienen la ventaja de que se pueden montar y desmontar bajo el agua.
Por el contrario, el uso de una réflex exige que se seleccione la óptica antes de la inmersión y, si bien no resulta una limitación importante, puede resultar una molestia cuando se presenta un gran objetivo estando a 60 mm o 105 mm macro...
Todas las grandes marcas de réflex (Nikon, Canon, Sony, etc.) ofrecen diferentes perspectivas interesantes para uso subacuático.
Con un sensor en formato APS-C, es preferible elegir un focal inferior a 15 mm, idealmente un "ojo de pez" de 10 mm, o incluso un zoom de tipo 10-17 mm, que ofrecerá más posibilidades.
La ventaja del gran angular, además de la extensión del campo cubierto, es la posibilidad de acercarse al objetivo.
De esta manera, a tan solo 20 o 30 cm de los objetivos, el flash emitirá toda su potencia sobre el primer plano y siempre será posible incorporar en la fotografía un segundo plano.
 
 

8) Submarina, ¡pero fotografía ante todo!

photo sous-marine
 

Incluso si las condiciones y el equipo son algo diferentes, las claves de una gran fotografía submarina son las mismas que las de una fotografía terrestre.
Además de la calidad de la luz, la composición es fundamental para facilitar la buena legibilidad y la comprensión de la fotografía.
Una buena fotografía, bien compuesta, será mucho más agradable a la vista.
El principiante tendrá tendencia a multiplicar los disparos pensando que, de esta manera, tendrá más posibilidades de obtener buenas fotografías.
Por desgracia, no suele ser el método correcto.
La elección del objetivo y el ángulo de disparo son elementos mucho más importantes.
Con frecuencia, girando ligeramente el aparato o inclinándolo verticalmente, los colores pueden cambiar y cada elemento de la fotografía se encuentra en su lugar.
No es posible realizar una buena foto sin un buen objetivo. Debe resaltar a primera vista.
A continuación, se procurará dar relieve a la imagen incluyendo, por ejemplo, otro submarinista en la fotografía o un segundo plano de color diferente.

 

9) Diafragma, velocidad y flash
 

photo sous-marine
 

Se trata del trío más difícil de dominar, ya que estos 3 parámetros están íntimamente relacionados.
La velocidad de obturación, idealmente regulable usando el modo M del aparato, te permitirá jugar con dos aspectos.
Manejando la velocidad congelarás el movimiento del objetivo, o por el contrario, crearás voluntariamente (o no) un enfoque borroso.
Debes saber también que, modificando la velocidad, jugarás con la luminosidad del segundo plano.
Con el "ojo de pez", no debes dudar en disminuir hasta 1/15 de segundo en el caso de objetivos estáticos.
Un golpe de flash ayuda evidentemente a congelar el movimiento. A contraluz y con una gran luminosidad, cualquier objetivo se bloqueará mediante la sincronización flash del aparato, variando en el caso de las réflex entre 1/200 y 1/500º de segundo en función de los modelos.
Si la luz sigue siendo demasiado intensa, se utilizará el diafragma cerrándolo un grado.
Este segundo parámetro desempeña evidentemente el mismo papel que la velocidad en cuanto a la luz que deja pasar sobre el sensor, excepto que la abertura (del diafragma) dependerá de la potencia del flash.
Cuanto mayor sea la potencia, más necesario será reducir la abertura (= el diafragma), pasando de f5.6 a f8, por ejemplo.
Por esta razón, los flashes externos más avanzados tienen ajustes de potencia parciales, que resultan de gran eficacia para modular la intensidad del destello.
El flash, por su parte, no sirve finalmente más que para iluminar el primer plano.
La intensidad del color azul o verde del agua solo depende de la elección de la velocidad, considerando que el diafragma se habrá ajustado previamente para el flash. ¡Uf!

 

10) Cuidar de tu equipo

photo sous-marine
 

El material de fotografía submarina no es particularmente frágil.
Sin embargo, tanto si se trata de un aparato estanco de fabricación como de una carcasa de plástico o aluminio, todos estos modelos se encuentran en igualdad de condiciones frente al agua de mar.
La sal se infiltra absolutamente por todas partes, alrededor de los resortes de los botones pulsadores y en el conjunto de las piezas metálicas, formando con gran rapidez una capa de verdín que resulta muy perjudicial con el paso del tiempo.
Inevitablemente, sin un buen enjuague después de cada salida, el material se deteriorará. Los resortes adquirirán rigidez y será difícil colocar los cables de los flashes.
La tarea más sencilla, incluso antes de realizar el mantenimiento de las juntas, es poner en remojo de forma sistemática el material después de cada inmersión.
Un buen remojo en agua dulce durante treinta minutos permite que se disuelva toda la sal. ¡Esta operación se puede realizar incluso en la caja utilizada para el transporte!
Una vez finalizada la operación, sin retirar la carcasa de agua, se deben accionar varias veces cada uno de los mandos y botones para extraer la mayor cantidad de agua que se podría estancar alrededor de las piezas sensibles.
Esta es la mejor manera de realizarlo. Un simple enjuague bajo un chorro de agua no resulta, lamentablemente, de gran utilidad.
En cuanto a los cables o tomas, deberás desenroscarlos con cuidado después de cada utilización.
De esta manera, evitarás que las tomas se "suelden" al soporte.
Respetando algunas consignas, tu equipo funcionará sin problemas durante varios años.

 
Todas las tomas se han realizado en la costa vasca

 

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Confirmar
HAUT DE PAGE